Publicado el Deja un comentario

Ramón Lobo y María Sánchez: fin de temporada intempestiva

Pues aquí estamos. A puntito de terminar la temporada. Esta es nuestra última semana de actividades. Luego nos quedará la feria del libro, para la que haremos un post especial. De momento, vamos con la traca final. No podemos decir que hemos guardado lo mejor para el final porque, modestamente, estamos muy satisfechos de la temporada. Pero sí que de lo que no cabe duda, es de que lo que nos queda es muy potente.

Empezamos el día 30 a las 20.00 con Ramón Lobo que es, sin duda, uno de los periodistas y reporteros más representativos de la España contemporánea. Lobo ha escrito una novela, El día que murió Kapuscinski, en la que a través de sus dos protagonistas (Tobias Hope y Roberto Mayo), reflexiona sobre el oficio de periodista. Y a través de ellos se hace un recorrido por algunos de los conflictos más destacados del siglo XX (Somalia, Sarajevo, las primaveras árabes, Irak…), conflictos de los que él mismo ha sido testigo. Al autor lo acompañará el también periodista Aurelio Martín.

Y acabamos el día 1 de junio, esta vez a mediodía, a las 12.30, con María Sánchez, reincidente en esto de ser conspiradora. Sánchez ha escrito uno de los libros más bonitos del año, Tierra de mujeres, un breve ensayo que habla de la vida en el medio rural y en la España vaciada. Pero en el que, sobre todo, habla del papel de la mujer en ese medio rural, indispensable para la regeneración. Acompañarán a la autora Luisa Santamaría (bibliotecaria) y Montse Arranz (vicepresidenta de Ismur).

Tanto Ramón Lobo como María Sánchez son los últimos autores que pasan esta temporada por la librería y por La Conspiración de la Pólvora (por la que, este curso, han desfilado nada más y nada menos que 28 autores y autoras; a los que habría que sumar casi otros tantos que han pasado solo por Intempestivos, sin ser conspiradores).

Con tanta presentación no nos queda mucho tiempo para leer tanto como nos gustaría, pero os proponemos, como siempre, tres libros para que disfrutéis de lecturas al aire libre (que ahora que ya llega el buen tiempo, a nosotros es lo que más nos apetece, lecturas al sol, para llenarnos de vitamina D).

Una mujer inoportuna - Dominick Dunne
Una mujer inoportuna – Dominick Dunne

Si hubiese que leer el Hola en Los Ángeles, seguro que lo escribiría Dominick Dunne. Dunne se hizo famoso como cronista de sociedad en Vanity Fair; también como cronista de juicios muy mediáticos (como el de O.J. Simpson), hasta que le tocó contar la investigación y el juicio del asesinato de su propia hija (que luego ficcionalizaría en Una temporada en el purgatorio). Conoce como nadie la alta sociedad estadounidense y, especialmente, la angelina (pero sin estrellas de Hollywood, él tira más por el rancio abolengo). Ahora Libros del Asteroide publica Una mujer inoportuna (con traducción de Pablo Mediavilla Costa), la historia del auge y (sobre todo) caída del todopoderoso matrimonio Mendelson. Divertida y reflexiva, nos muestra el entramado de corruptelas del que se sirven los poderosos para conservar sus privilegios. Podéis leer el primer capítulo pinchando aquí.

Es probable que no nos suene el nombre de Ilsa Barea-Kulcsar, pero es una de esas mujeres que la guerra civil española silenció. Ilsa fue una periodista austriaca que llegó a Madrid para cubrir la guerra (el apellido Barea viene porque contrajo matrimonio con Arturo Barea, el de La forja de un rebelde, justo antes de que ambos pudieran salir de España y exiliarse en Gran Bretaña). Tras su estancia como periodista en España, Ilsa Barea-Kulcsar escribió Telefónica (que era el edificio más alto de Madrid y desde donde transmitían los periodistas extranjeros), una novela en la que los corresponsales de guerra se preguntan: «¿Es cierto que cuando oyes silbar las bombas ya no te pueden dar?». Una novela sobre la guerra y la caída de Madrid, ahora que algunos anuncian a bombo y platillo que ya han pasado. Publica Hoja de Lata con traducción del alemán a cargo de Pilar Mantilla; podéis leer las primeras páginas aquí

John Cheever, uno de los mejores cuentistas del siglo XX (de todos los siglos, en realidad), es el autor de un cuento llamado «El nadador» (el argumento es, a priori, simple: un hombre decide atravesar nadando, de piscina en piscina, los trece kilómetros que separan la casa de unos amigos de la suya propia. El relato sería llevado al cine y al protagonista lo interpretó Burt Lancaster). Ese relato inspiró al muy inglés Roger Deakin, quien decidió recorrer, no piscinas de amigos, sino las islas británicas a nado. Así recorrió el país contemplando la vida desde la perspectiva de las ranas, y fue interceptado por guardacostas, confundido con un suicida e incluso estuvo a punto de ser engullido por un remolino. De esa experiencia surgió un entretenidísimo libro, Diarios del agua, que ahora publica Impedimenta (con traducción de Miguel Ros González). También os dejamos aquí el primer
capítulo.

Y es es todo por esta semana. Muchas gracias por acompañarnos durante toda la temporada y, sobre todo, gracias por leer. Volveremos en un par de semanas para despedirnos como debe ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *